fbpx
Museo Naval del Caribe

El Museo Naval del Caribe abrió sus puertas en 1988, con la misión de conservar, estudiar y divulgar la emocionante historia de Cartagena de Indias como principal puerto del Mar Caribe; y la historia marítima de toda la República de Colombia, desde la interesante perspectiva de su Armada Nacional. El recorrido completo del Museo es de cerca de tres horas; ofrece experiencias a través de módulos didácticos que combinan objetos históricos con maquetas, sonidos, videos y simuladores interactivos.

En el corredor de salida del Museo se cuenta la dramática historia del Edificio, a través de 6 paneles didácticos; desde su construcción en el año de 1612, como colegio de los Jesuitas en Cartagena, hasta quedar en ruinas por más de un siglo y su restauración como Museo. / Los paneles hablan también de la multitud de fantasmas que rondan por los salones y pasillos del edificio; algunos de ellos certificados con fotografías que han dado la vuelta al mundo entre los estudiosos del más allá. La razón de tan importante población fantasmal, es tal vez el hecho de que el edificio fue hospital de caridad durante una epidemia de cólera morbus que acabó con una buena parte de la población de Cartagena, a mediados del siglo XIX. Los cuerpos de las víctimas, que en su gran mayoría murieron  en este edificio, fueron enterrados en fosas comunes cavadas en los patios. Sus restos sirven de nutriente para altas palmeras, vigiladas por los espíritus que vagan todavía por los largos corredores del Museo Naval del Caribe.

El Recorrido del Museo Naval del Caribe se inicia en la gran Salón Republicano de 70 metros de longitud, adornado con columnas neoclásicas. La exposición de este salón presenta al visitante, a través de módulos temáticos, la historia de Cartagena dentro del escenario del Mar Caribe; con asaltos de piratas, fortificaciones y galeones. / El relato comienza con Kalamarí, el pueblo de indios caribes sobre el que se fundó la ciudad española en el año de 1533 y termina en el siglo XX, cuando Cartagena logra renacer de grandes tragedias. / El recorrido completo y minucioso de la sala requiere de más de una hora, pero su división en módulos, en forma de pequeñas historias particulares, permite abreviar el itinerario a los temas de interés del visitante. / Al final del salón hay una hermosa escalera, copiada de un viejo trasatlántico, que conduce a la biblioteca y centro de documentación Julio Cesar Reyes Canal, donde el visitante puede ampliar sus conocimientos en los temas expuestos por el Museo, revisar mapas antiguos y gráficas o ver videos especializados en historia naval.

El Salón Eduardo Wills, en el  segundo piso del Ala Republicana del Edificio, alberga la exposición llamada Galería Naval.

Un Almirante robótico, que recibe al visitante con el tradicional saludo militar, preside el vestíbulo de la Galería Naval. En esta sala, con un recorrido de cerca de doscientos metros, el visitante tiene una experiencia con la historia de la Armada de la República de Colombia, módulos interactivos, proyecciones, armas, grandes maquetas de barcos, batallas y  escenarios que recrean viejos navíos.

La historia de la Armada comienza en 1810, en los tiempos de la Independencia y termina con simuladores, donde el visitante se transporta a las profundidades del mar a bordo de un submarino, navega en el puente de gobierno de un buque de guerra o diseña grandes barcos en el astillero nacional COTECMAR, todo, con el máximo realismo.

Frente a la Galería Naval, en el segundo piso del Ala Colonial, se encuentra el Salón Mauricio Obregón, con 80 metros de longitud, que exceptuando templos y catedrales es el espacio colonial más largo de todo el Mar Caribe. El salón se emplea para grandes eventos sociales y académicos, pero puede ser visitado  para apreciar su inquietante belleza.

    EnglishPortugueseSpanish